La vacuna contra la influenza no es costeable en adultos


Un análisis de costo-beneficio conducido en un estudio recientemente encontró que no se ahorra dinero aplicando la vacuna contra la influenza a adultos.

La vacuna contra la influenza puede ayudar a los niños de edad escolar así como a los niños de guardería evitar la enfermedad y el sobreuso de antibióticos.

Sin embargo, mientras la vacuna también puede ayudar a las personas menores de 65 años a reducir el ausentismo en el trabajo, un análisis de costo-beneficio conducido en un estudio recientemente encontró que no se ahorra dinero aplicando la vacuna contra la influenza a adultos.

Según las recomendaciones del CDC (Centers for Disease Control) de éste año, las personas deben de vacunarse contra la influenza a los 50 años y no a los 65 años. Los datos han sugerido que muchas personas de 50 a 65 años tienen condiciones crónicas que los ponen a riesgo para hospitalizarse o aún la muerte si se les aplica la vacuna.

Con un retraso en la producción de vacuna este año en Estados Unidos, los oficiales de salud dijeron el mes pasado que solo los enfermos y personas mayores deben de aplicarse la vacuna esta temporada invernal.

Beneficios de vacunarse contra la influenza


Sin embargo, los investigadores examinaron los datos de niños menores de 5 años y concluyeron que la vacunación contra la influenza es de mucho beneficio ya que el 70 por ciento de estos niños pasan varias horas semanalmente en una guardería.

En el artículo publicado en el JAMA (Journal of the American Medical Associaton), se reportó que cada vacuna cuesta $24.70 dólares por persona para ser administrada incluyendo el costo de la vacuna y el tiempo esperando para recibirla.

En adultos, la vacuna contra la influenza no actuó previniendo la cepa del virus de la influenza común en la primera temporada de influenza y no redujo la enfermedad, visitas al médico o el ausentismo. De hecho, según este estudio, la vacuna costó alrededor de $65 dólares por trabajador más que no vacunándolo.

Por lo tanto, los autores concluyen que la vacuna contra la influenza debe de ser aplicada a personas mayores y a niños menores de 5 años y no adultos sanos.